Objetivos de desarrollo sostenible

Objetivos de desarrollo sostenible

En muchos aspectos, el planeta en el que vivimos hoy es bastante más amable de lo que lo fue en las épocas anteriores. Las luchas por la igualdad y contra la pobreza han avanzado mucho, aunque todavía queda gran trabajo por hacer, especialmente en determinadas regiones del mundo. En otros aspectos estamos peor que nunca, como en el cuidado del medioambiente. Para seguir progresando nacieron en 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible del consenso de los jefes de Estado y de gobierno de diferentes países del mundo.

Objetivos del desarrollo sostenible

De ahí que esos objetivos sean conocidos como los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas 2030, año en el que los países firmantes aspiran a cumplirlos. En términos generales, la idea es muy clara: el compromiso de todos los países de las Naciones Unidas, independientemente de su nivel de desarrollo o de su postura ideológica en cada momento dado, a fomentar la prosperidad humana y social y a proteger de un modo efectivo el medio ambiente. Después de todo, solo disponemos de un planeta en el que vivir.
¿Pero cuáles son esos objetivos concretamente? Pues en la Agenda 2030 que los recoge vienen establecidos hasta diecisiete objetivos de desarrollo sostenible 2030. El primero de ellos es muy claro: ponerle fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo entero sin excepción. El segundo se encuentra vinculado de alguna forma: poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover además la agricultura sostenible. Objetivos que benefician tanto al ser humano como al planeta.

Objetivos de desarrollo sostenible 2030

El tercero de los objetivos del desarrollos sostenible es garantizar una vida sana y promover el bienestar en todas las edades. El cuarto es garantizar una educación inclusiva y promover el aprendizaje durante toda la vida de todas las personas. Después de todo eso nos hace humanos. El quinto, más avanzado ahora mismo que en ningún otro momento de la historia, consiste en lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y a todas las niñas. Sin duda, eso hará del mundo un lugar muchísimo mejor.
El sexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS es garantizar la disponibilidad del agua, algo muy importante en un momento de la historia en que la superpoblación y el despilfarro amenazan el acceso a la misma. El séptimo consiste en garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna. El mismo problema que tenemos con el agua lo tenemos con la energía. Estados y empresas deben invertir en investigación para encontrar vías de energía más sostenibles. El futuro depende de ello.
El octavo consiste en promover el crecimiento económico sostenido para todos. El noveno habla de invertir en industria, innovación e infraestructuras por parte de los Estados. El décimo de reducir la desigualdad de los países y entre los países. El undécimo de lograr que las ciudades sean inclusivas, sostenibles y seguras. El decimotercero de adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático. El decimocuarto refiere a la sostenibilidad de los mares. El decimoquinto de los bosques. El decimosexto de promover sociedades que sean justas y pacíficas. Y el decimoséptimo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Consumo y producción responsable ODS

No, no estás equivocado: en la lista anterior nos hemos saltado el duodécimo objetivo. Uno que merece una atención especial teniendo en cuenta que buena parte de los problemas medioambientales provienen de un modelo de consumo y producción ciego. En ese sentido, el objetivo es muy claro: promover el consumo y la producción responsable para que podamos seguir explotando los recursos del planeta, pero sin destrozar los ecosistemas y el clima en el proceso. Objetivos todos ellos prioritarios para el ser humano.